Novedades

img

IV CONGRESO PROFESIONAL INMOBILIARIO LATINOAMERICANO, URUGUAY 2019

N

Se organizó en Montevideo el IV Congreso Profesional Inmobiliario Latinoamericano “Julio César Villamide” (CILA 2019) y los asistentes vivieron casi la sensación de estar en una Montaña Rusa.

Durante tres días pasaron por los sillones del escenario del principal salón de conferencias de Radisson Victoria Plaza, unos 40 conferencistas provenientes de 22 países, presentando disertaciones sobre las principales tendencias que hoy rigen en el negocio inmobiliario.

 

Dicho así, pareciera que se está ante una frase hecha, pero vivir la experiencia dejó a los asistentes en claro, que el empresario inmobiliario hoy cuenta con una batería de recursos tecnológicos que permiten con certidumbre penetrar el mercado con una mayor profundidad.

 

Números y estadísticas avalaron las nuevas modalidades de trabajo que, sin lugar a dudas, llegaron para quedarse en un negocio dinámico que se globaliza a pasos agigantados.

Las disertaciones tuvieron trámite intenso, y mostraron con claridad las tendencias que están ganando el mercado, relatadas por boca de los principales protagonistas de toda Latinoamérica.

 

Los asistentes vieron y oyeron como impacta la oferta de tecnología hoy aplicada al mundo inmobiliario, junto a una puesta al día con la humanización que demanda un negocio tocado por el gigantismo de los proyectos.

 

Hoy casi de manera paradójica, en la selva de concreto se ofrecen los nuevos micromundos temáticos que el publico demanda cada día con mayor intensidad.

 

Los congresistas asistieron a las novedades y a los nuevos reclamos del dinámico mercado inmobiliario, y en paralelo recibieron oleadas permanentes del aroma humanizador que ha ganado espacio al frío del hierro y del cemento.

 

Ya no basta con lo tradicional ni lo que siempre funcionó, y de eso se trató este CILA 2019 de Montevideo, para el cual -de seguro-  hay reservado un antes y un después en el espíritu de los asistentes.

 

Tecnología y novedad convivieron por tres días, con disertaciones orientadas a ofrecer prestaciones ganadas por una nueva dimensión humana, capaz de compensar el gigantismo con lo pequeño.

En este novedoso escenario se presentaron tanto los conceptos que se están poniendo de moda, como el necesario perfume motivacional tan demandado por los operadores inmobiliarios de diferentes latitudes en épocas de incertidumbre y cambio.

Fueron tres días en los que caminamos por el mañana.